Mis niños de Puerto.


Bueno que hoy me acaban de enviar algo, que me ha hecho tantísima ilusión que sin perder tiempo os la comparto aquí con todos vosotros. Os presento de izquierda a derecha a todos los que estamos en la foto, desde colaboradores y voluntarios, hasta los niños que algunos hoy ya son hombres que en aquellos momentos había acogidos en la casa de Puerto Maldonado en Perú, faltaban un gran número de niños y de niñas, aunque menos es nada, pero en mi mente y en mi corazón siguen presentes todos, din olvidarme ni un día de ellos.

Guido, Mari Angeles, Ruth, Elvis, Inés, Jorge, Agustín, Abel, Daniel, Saúl, Juan, Jorge Luís, Judith, y lo siento me falta un nombre de un niño que está de pérfil y no le reconozco ahora mismo, pero en cuanto me refresque os lo pongo.

Que recuerdos invanden la mente y el corazón, la verdad que no me importaría montarme de nuevo en el avión e irme corriendo hacia Puerto Maldonado. Gracias a esta nueva herramienta de internet, las distancias se hacen cortas y aunque no con todos ni con la cuarta parte, ni con un tercio de todos y cuantos conocí en Puerto pero mantengo contacto con amigos y amigas de allí. Aunque no se que es mejor ni peor, porque cuando contactamos luego me puede la nostalgia, y cuesta aterrizar nuevamente a la realidad, pero confiemos en que el tiempo nos ayude a poder retomar nuevamente la labor que iniciamos en su día, para ellos andamos organizando nuevas cosas, que a ver si en breve pueden estar perfiladas y os las comparto haber que os parece, y si os animáis no tenéis más que decirlo.

Quedó algo pendiente con el compañero Bitdrain que me pedía que compartiera mi experiencia, como me sentí, que hacía, cuales son las diferencias de la vida aquí, etc...

Mi labor allí era diversa, en un principio fui como asistente social, labor que desarrollaba cuando era necesario y con cuantas personas se acercaban a tomar contacto con nosotros y a solicitar ayuda de la entidad, pero el resto de horas y más, las pasaba con los niños que teníamos acogidos en la casa que la entidad tenía destinada para ello en Puerto Maldonado. Desde levantarse hasta que se acostaban estaba con ellos, como una madre, pues si, realmente con el tiempo así lo he visto, y aunque allí algunos niños solían ubicarte así, tampoco podía dañar sus sentimientos, porque yo iba como colaboradora y pasado un tiempo regresaba nuevamente a España.

Por las mañanas cuando desayunábamos se recogía la casa, cada niño recogía su servicio del desayuno, y posteriormente tenía asignada una tarea para mantener limpia la casa, además de hacer cada uno su cama, también cada uno se lavaba su propia ropa, allí no suelen tener lavadoras, y la ropa se lava a mano con pastilla y cepillo. De igual manera que cada uno se lustraba sus propios zapatos, y los dejaban relucientes con betún y cepillo para llevarlo limpios al cole, y el uniforme escolar igual, porque si no llevaban el uniforme no podían ni tan siquiera entrar a clase, se tenían que volver a sus casa, allí los niños que no podían optar a tener un uniforme, estos estaban sin escolarizar.

Después de las tareas domésticas, tenían un ratito de desconexión, jugando a algún juego, dar unas patadas al balón en el patio de la casa, etc... y pasábamos a las tareas escolares, donde eran muchísimos los niños de fuera que se apuntaban a recibir refuerzo escolar que es como allí se llama. Una vez terminadas las tareas del cole, almorzaban (Comían) y cada uno se disponía a ir a su respectivo colegio. Me encantaba acompañarlos, sobre todo a los más peques, además ya los había acostumbrado a comprarles algunas galletas por el camino en algún puestecillo de abarrotes o de venta ambulante, vamos que me tenían el truquillo cogido.

Mientras algunos estaban en el cole, trabajo en la casa no faltaba, ya que siempre quedaba algún niño, o los adolescentes que tenían distinto horario y también había que ayudarlos en las tareas escolares, o venía alguien para hacerte alguna consulta o pedirte ayuda, o también aprovechábamos para hacer alguna visita por lugares donde sabíamos que había gente que lo estaba pasando mal. Son pocas las familias que encontré donde hubiera un seno familiar estructurado, la mayoría de las madres son madres solteras, cargadas de hijos de diferentes maridos, ya que habitualmente el marido se va a trabajar a la mina, o se va de paseo y nuca más se supo, la mujer se queda cargada de hijos y encima con la dificultades que allí se encuentran debido al índice de pobreza al que se ven inmersos. Encontré alguna familia estructura con las cuales sigo en contacto aunque no tanto como me gustaría, algún día cuando les pida permiso, os cuelgo algunas fotos, y otras que espero que me manden para que las conozcáis.

Bueno al hilo de lo que os estaba explicando de mi participación en la dinámica de la casa, cuando los niños regresaban del cole, siempre había ratos para todo, para hablar, para corregir con cariño algunos hábitos incorrectos, el dedicar amor ante la gran carencia, y el ayudarlos a que se sintieran queridos por encima de todas las cosas, porque la mayor falta que yo encontré fue la de cariño, preocupación y decicación que en muchos caso brillaba por su ausencia, en muchos de los casos porque la mayoría de los niños que acogíamos eran huérfanos.

Sobre las diez de la noche, me iba para casa, porque en mi primer viaje yo me alojé en casa de otros colaboradores que también decidieron irse a vivir durante algún tiempo a puerto Maldonado, para poder trabajar y aportar más de cerca en la labor y el trabajo que se estaba desempeñando con los niños allí.

Pues por si no tenía suficiente, allí en la calle Jirón San Martín, me estaban esperando un grupo de niñas que vivían en la misma calle, y me encantaba estar con ellas, compartíamos las experiencias del día a día, me contaban sus cosas y yo le compartía algunas mías. No miraba el tiempo, y cuando ya creía que era la hora me iba a dormir, porque luego las cinco de la mañana daban pronto y había que levantarse nuevamente para ir a despertar a los niños.

Lo dejo hasta ahí, porque entre las niñas y los niños tenía que partir mi tiempo, y cuando no hacía actividades con los unos estaba con las otras, y el resto de actividades las dejaré para contarlas en otro rato y no extenderme demasiado.

6 comentarios:

Hisae dijo...

Supongo que es toda una experiencia y una labor preciosa...

Un abrazo.

GALAXY dijo...

HOLAAAAAAAA AMIGA RUTH GENIAL LA ENTRADA QUE NOS BRINDASSS. YA SABES QUE HE REGRESADO DE MIS VACACIONES Y TE HE TRAIDO UN REGALO COSMICOOO, ESPERO VENGAS A MI NAVE ESPACIAL A RECOGERLO. QUE TENGAS UN DIA GENIALLLLLLLLLLLLL
CHRISSSSSSSS, EL GALÁCTICOOOOOO

Amigo de la Dialéctica dijo...

Hola amiga Ruth:

Menuda experiencia, si todos tuviéramos tu nivel de compromiso este mundo sería mucho más igualitario. Eres un ejemplo para tod@s nosotr@s.

Recibe un muy fuerte abrazote amiga.

Cruz Diaz dijo...

Hola Ruth.
se te nota el entusiasmo cuando describes tus experiencias humanitarias. Seguro que te sentias feliz, ello demuestra que la verdadera felicidad interior esta el servicio a los demas y sobre todo cuando contactamos con la sencillez, con la ingenuidad y con la falta de cariño y amor de esos niños tuyos.

Un carñoso abrazo.

rasputín dijo...

Ruth, te engrandece ese gesto; y siento envidia sana por no comprometerme más de lo que lo hago.
Ojalá y a los esadistas alguien les abriera los ojos para que, de una vez por todas, emprendieran el camino en búsqueda de la justicia social que nos lleve a ser todos iguales, como decía Moustaki en una de sus canciones.
Enhorabuena y un fuerte abrazo, Ruth.

Ruth dijo...

¡Buenas noches!

Con días de retraso en contestar a vuestros comentarios, pido mil disculpas, no es habitual en mí, pero he andado algo liada y por atender otras cosas al final anoche fue imposible, el sueño me venció.

Hisae es una experiencia inolvidable a la vez que una labor demasiado necesaria a pesar de los siglos y siglos, por no decirte ya milenios que la humanidad viene sufriendo condiciones demasiado duras.

Christian nuevamente gracias por tu regalo el cual lo he publicado hoy, algo realmente precioso y curioso, de esas que te hace meditar y reflexionar sobre cuanto tenemos a nuestro alrededor que ni tan siquiera siempre entendemos o comprendemos, motivación suficiente para seguir curioseando y como siempre aprendiendo.

Javier gracias, tus palabras son halagadoras y alentadoras, pero ayuda a no desmotivarte y también a seguir concienciando porque con unos pocos no conseguimos llegar a cuantos nos necesitan, necesitamos ser más, paridad por personas que nos necesitan, porque a la vez esa ayuda es mutua, te das cuenta que ellos te ayudan más a ti, que no lo que realmente tú les ayudas a ell@s.

Cruz, sólo te diré que es donde más feliz me he sentido, donde mis metas están puestas en volver, y me encantaría poderme dedicar nuevamente más de lleno y de manera más activa a cuanto estuve realizando y haciendo antaño. Pero con una niña peque ya te frenas a la hora de volver a viajar, no es lo mismo, pero sin duda que Elísabet también tendrá la oportunidad de ir y ver la realidad que viven demasiados millones de niñ@s en nuestro mundo.

Rasputín, gracias y ojalá tus palabras fueran hechos, que los estadistas, que a quienes corresponde, que cada uno de nosotr@s, de ell@s, de tod@s pudiéramos ver las cosas de diferente manera, que si que estamos mal, pero que los hay que están muchísimo peor, y lo peor es que sin ningunas expectativas de cambio.

Un abrazote y muchísimas gracias a todos.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Persona solidaria, que se niega a involucrarse en una sociedad y en un mundo donde se han perdido los principales valores humanos, el principal y mas fundamental el amor. Porque tengo un sentir especial hacía la personas, sobre todo los niños, porque me gustaría que hubiera un mundo mas justo y mas igualitario, considerando que la culpa de todas estas secuelas las ha ido generando el ser humano, por todo ello y algunas cosas mas, sigo hacia adelante porque tengamos una sociedad y un mundo donde preservere el amor antes que el odio, la igualdad antes que la discriminación, la libertad antes que la opresión, la soliralidad antes que el egoismo. Me gustaría encontrar personas con un mismo sentir que yo, motivados por inducir un cambio, porque no son grandes medios lo que se necesitan, el mayor medio es las ganas de conseguir este cambio. Os comparto dos citas, que de manera especial me estan ayudando en estos ultimos días. Quien quiere hacer algo encuentra un medio, el que no encuentra una escusa. (Cicerón) Porque no Grecia, ni de Atenas, soy un ciudadano del mundo. (Sócrates)

Mi lista de blogs

Traductor-Translator

¿Cuántos compis estamos aquí?

website counter

Contador


Contador gratis

Contador.